domingo, 15 de abril de 2012

CAPÍTULO 4 Mags

El último día de entrenamiento, nos convocan para las sesiones privadas con los vigilantes, distrito a distrito, primero el chico y luego la chica. Es mi turno, y aún no se que demonios voy a hacer...

Entro despacio, para tener un poco más de tiempo para pensar, suelto un suspiro y me lanzo a por los tridentes, solo hace tres días que he empezado a practicar con ellos, pero no se me da del todo mal. Me hago con uno de peso ligero y lo lanzo con todas mis fuerzas hacia el muñeco que tengo a diez metros, lo clavo justo en el estomago y me siento bastante satisfecha, me giro lentamente hacia los vigilantes y veo que asienten despreocupados. Después demuestro un poco mis habilidades con las redes y los anzuelos, pasados unos veinte minutos me dejan marcharme.

Al salir me dirijo directamente hacia los ascensores que me llevan a mi planta, cuando se abren las puertas veo a Solem esperándome, me pregunta que tal a ido todo y le respondo encogiendome de hombros. Me voy directa a mi cuarto y me meto en la ducha, dejo que el agua caliente me caiga durante un rato hasta que decido que ya es hora de salir, elijo ropa cómoda y me reuno con los demás en el comedor. En cuanto sirven la cena como de todo, al fin y al cabo, esta bien podría ser una de mis últimas cenas, ese último pensamiento hace que mi abuela venga a mi mente, todo esto la estará destrozando, soy lo único que tiene en el mundo y en pocas horas podría estar muerta.

Cuando acabamos de cenar, nos reunimos todos en el salón para ver las puntuaciones de las sesiones privadas, los tributos de los distritos uno y dos obtienen como esperaba altas puntuaciones, del ocho al diez, no puedo decir lo mismo de los del tres, que ambos obtienen un cinco, ahora es el turno de Nereo que sorprendentemente saca un nueve, ha llegado la hora, mi turno:

- Y un siete para la tributo femenina del distrito cuatro, la bellisima Mags.- dice el presentador.

- ¿Porque a tenido que decir "bellisima"? - suelto algo molesta, mientras me levanto del sofá y me dirijo a la ventana.

- Bueno, ¿acaso no lo eres? - responde Solem, restándole importancia al asunto.

- ¡Eso no importa! - estallo. - ¡No estamos aquí para un concurso de belleza, sino para matarnos entre nosotros hasta que solo quede uno! - dicho esto unas lágrimas de rabia empiezan a resbalar por mis ardientes mejillas.

- Gracias a eso tendrás patrocinadores, y eso significa que hay posibilidades de que puedas volver a casa. - dice Seah.

- ¿A cambio de que, de las muertes de unos niños inocentes que no significan nada para el Capitolio? - respondo mordaz. - ¿Como podría vivir con eso? - dicho eso, me marcho de la estancia porque no puedo más con esta situación.

Entro en la habitación maldiciendo al Capitolio y sus estúpidos juegos del hambre, cierro de un portazo, voy directa hacia la cama y tiro de las mantas hasta sacarlas y las tiro con rabia al suelo, y es entonces cuando me dejo caer al suelo de rodillas y me pongo a llorar de verdad.

A la mañana siguiente, me despierto envuelta en un lío de mantas tirada en el suelo, me levanto poco a poco y me dirijo al baño, me miro al espejo y tengo la cara roja e hinchada de haber pasado más de media noche llorando, me doy la vuelta porque no quiero seguir mirándome y me meto en la ducha, cuando salgo ya tengo mejor aspecto, me pregunto si ahora también me verán "bellisima". Me visto con lo primero que pillo y salgo a desayunar.

Desayunamos en silencio, creo que mi arrebato de anoche dejó bastante claro que conmigo no lo tienen fácil, que no soy la persona maleable que ellos quieren. Media hora más tarde, empiezan los ensayos para las entrevistas, nos dicen como debemos comportarnos, hablar, incluso nos dan instrucciones precisas sobre como caminar, ¡como si no lleváramos haciéndolo toda la vida!. Después de comer, llegan nuestros estilistas con sus respectivos equipos de preparación.

- ¡Esta noche serás una sirena! - dice Drew, la miro sin comprender, ¿acaso me iba a poner una cola, como iba entonces a poner en practica mis nuevas clases de caminar?

Al ver mi expresión suelta una sonora carcajada, a la cual se suman las risitas del equipo de preparación.

- Tu enfado de ayer me dio la idea, se dice que las sirenas eran mujeres hermosas que encandilaban a los hombres para después matarlos. Esta noche tienes que deslumbrarlos a todos, dejar que se confíen. - dicho esto se pusieron a trabajar.

No sé cuanto rato pasó hasta que por fin acabaron conmigo, no sabía con que me iba a encontrar cuando me mirara al espejo, pero el resultado no me decepcionó en absoluto. Mi atuendo consistía en un sencillo vestido por encima de la rodilla, sin mangas y con escote en forma de corazón, de un precioso color verde jade, compuesto por lo que parecían miles de pequeñas escamas que se ajustaban perfectamente a mi cuerpo, que me daba un impresionante aspecto de sirena. Una estrella plateada me sujetaba un mechón de pelo, mientras que el resto, caía en suaves ondas por mi espalda.

- ¿Que te parece? - me pregunta Drew extasiada.

- Emm... es... es... impresionante. - respondo.

- ¿Puedo decirte lo preciosa que estás o te liaras a gritos con todos nosotros? - suelto una risita y ella se lanza a mis brazos, le devuelvo el abrazo y le doy las gracias.

Llega el momento y tenemos que irnos, las entrevistas se realizan en un escenario frente al Centro de Entrenamiento. Nos reunimos con el resto en los ascensores, y juntos nos dirigimos hacia el lugar de las entrevistas, allí nos reunimos con los demás tributos y esperamos nuestro turno para hablar.

Eustace Flickerman, el hombre que nos entrevistará sube al escenario y el publico enloquece, el, como buen showman los anima para que aplaudan y se vuelvan locos por lo que esta por llegar, con frases del tipo: ¡ya están aquí! o ¿quereis conocerlos?, todo esto seguido por grandes y sonoras carcajadas. Está totalmente fuera de sí, no sé si será por la emoción de unos juegos nuevos o porque acaba de tener un hijo, creo haber oído a Solem que se llama Caesar, no me extrañaría que ocupara algún día el puesto de su padre.

Este año, Eustace lleva el pelo verde lima, con los párpados y los labios del mismo tono, a juego con su traje. Juega un poco más con el público y después de unos cuantos chistes se pone manos a la obra. Las entrevistas duran tres minutos, un zumbido es el encargado de dar por finalizadas las conversaciones y sube el siguiente tributo. Soy la siguiente, me sudan las manos y me tiemblan las piernas. Me ofrece una mano, que acepto sin reparos y me invita a tomar asiento.

- ¡Wow! impresionante vestido Mags, me has dejado completamente atónito cuando te he visto caminar hacia aquí.- dice, y le respondo con una tímida sonrisa.

El tono de la entrevista es como esperaba, superficial, lleno de halagos a mi belleza natural y mi aspecto de esta noche, ni siquiera se ha molestado en preguntar sobre mi estrategia en la arena, aunque a decir verdad, lo prefiero, no quiero que nadie dé nada por sentado. Cuando terminan las entrevistas, suena el himno y todos nos ponemos en pie para volver al Centro de Entrenamiento.

Nos esperan todos sonrientes y satisfechos frente a los ascensores. Subimos a nuestra planta, donde nos espera una deliciosa cena, que tomamos todos comentando los estilismos de los demás tributos, todos felicitan a Drew por el nuestro que era de los mejores de este año y al acabar el postre, nos dirigimos al salón a ver la repetición de las entrevistas. Cuando acaba, me voy sola a mi cuarto y me tumbo en la cama aunque no quiero dormir, porque es como si estuviera despidiendome de todo para siempre.

8 comentarios:

  1. Estoy enganchadisima!^^
    Esperando el capitulo 5 con ganas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste!
      Los próximos capitulos quizás tarde un poco más en colgarlos porque son muchas cosas las que tengo que pensar, la arena es un tema delicado... pero ya estoy documentandome, y en breve lo pondre!

      Eliminar
  2. Documéntate rápido, muchacha.

    Quiero ver al Eustace vestido de amarillo y con la canción de fondo de: "Mi limón, mi limonero". No he podido evitar pensarlo, al imaginármelo vestido todo de lima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La perfección lleva su tiempo pequeña e.e
      Que jodia con la canción del limonero xD

      Eliminar
    2. Pero estaría genial, un espectáculo de limones!! Y luego los empiezan a patear hasta que sangren el ácido que llevan dentro...

      Ya me avisarás cuando pongas el capítulo 5

      Eliminar
    3. A petición de la señorita Sigatsu, próximamente tendremos "Los juegos del limón" donde 24 limones se exprimirán hasta que no quede ni una gota de jugo en sus diminutos gajos... un expectaculo de lo más escalofriante, no apto para personas sensibles.

      Eliminar
  3. Jajajajajajajaja, si se hacen esos juegos... pienso echar solicitud para ser la presentadora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y por dónde lo retransmitirán, por antena 3? e.e

      Eliminar